<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=723682778512653&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Reformas para aumentar la eficiencia energética de tu vivienda

Recientemente, ha habido un interés creciente por los hogares energéticamente eficientes o de energía casi nula. Estas casas pueden ahorrar hasta un 90% de energía en comparación con las casas tradicionales.

Solemos asociar estos conceptos a viviendas nuevas, ya sean apartamentos o viviendas unifamiliares, como las famosas Passivhaus. Puede parecer que este tipo de vivienda sólo está disponible para quienes tienen el potencial de construir viviendas unifamiliares o vivir en viviendas de obra nueva, construidas bajo los más altos estándares de eficiencia energética.

Sin embargo, no lo es. Existe una posibilidad, poco conocida, de renovar un apartamento de segunda mano en la ciudad y transformarlo en un apartamento muy eficiente energéticamente.

Ya sea por el alto precio del gas y la electricidad en nuestro país o por la necesidad de reducir la contaminación ambiental, es necesario reducir el consumo energético a nivel doméstico y esto se consigue con viviendas eficientes.

En este artículo te contaremos cómo reformar una vivienda para que aumente su eficiencia energética.

Aislamiento en toda la vivienda

El principal requisito para una vivienda energéticamente eficiente es que no pierda energía de forma descontrolada. La mayoría de los pisos antiguos (casi todos anteriores a 2006) no tienen ningún tipo de aislamiento (o es muy escaso), lo que significa que pierden energía por todas partes. Por ello, una de las claves para transformar un piso antiguo en una vivienda energéticamente eficiente es el aislamiento total.

Si nuestras viviendas tuvieran suficiente espacio en el interior de la fachada para insuflar aislamiento térmico, esta podría ser una solución económica y eficaz, pero no siempre es la ideal (porque, entre otras cosas, es difícil garantizar la continuidad del aislamiento).

Aislar las paredes perimetrales o la fachada de tu casa es la parte más complicada, pero también hay que aislar suelos y techos. En la planta baja bastaría con una fina capa continua de aislamiento XPS si tenemos otra capa debajo (si nuestra casa tiene una habitación exterior o sin aire acondicionado bajo el suelo, la solución debe ser diferente).

En techos, lo más sencillo es aislar con paneles de lana de roca colocados sobre falsos techos, aunque también es posible pegar estos paneles a la capa superior, creando una capa continua de aislamiento.

Sellamiento de los huecos

Aislar consiste en “poner un abrigo” a la vivienda, pero si no sellamos todos los huecos que conectan el interior y el exterior de la casa, es como si estuviéramos usando ese abrigo, pero la cremallera estuviera desabrochada.

Si no sellamos los huecos que conectan el interior de la casa con el exterior, perderemos mucha energía debido al aire que entra y sale (muchas veces este flujo de aire apenas se nota, pero existe). Por tanto, es necesario sellar los huecos de este tipo con materiales adecuados (yeso fino, cinta impermeable, etc.). Con el término huevo nos referimos al perímetro de ventanas, tapones empotrados en paredes exteriores, salidas de extractores, campanas extractoras, salidas de aire acondicionado. respiraderos o conductos de ventilación, etc.

Sustitución de ventanas

Para terminar el aislamiento tenemos que instalar unas buenas ventanas. Se puede decir que este paso es insalvable. Los apartamentos más antiguos pueden tener algunas ventanas que no son demasiado viejas, pero probablemente sean mucho peores que las ventanas que hay hoy en día y, para empeorar las cosas, nuevas o viejas, es casi seguro que estén en malas ubicaciones.

La correcta colocación de la ventana es fundamental para su óptimo funcionamiento, debe alinearse con el aislamiento con el que previamente habremos forrado o revestido la vivienda. Asimismo, una vez colocado sin puentes térmicos, se debe sellar todo su perímetro por dentro y por fuera con cinta selladora o silicona especial para evitar fugas de aire por todo el perímetro.

Sistemas de climatización

Llegados a este punto, hemos descrito todas las actuaciones necesarias para que nuestros pisos antiguos tengan unos requerimientos energéticos muy bajos, posiblemente casi un 90% inferiores a los originales. Como decíamos al principio, conseguir que las necesidades energéticas del hogar sean muy bajas es la clave principal de cualquier hogar energéticamente eficiente.

Es relativamente sencillo calentar un apartamento que posee todas las reformas que hemos mencionado anteriormente ya que no pierde temperatura en ningún lado (a menos que abramos las ventanas). Sin embargo, no tiene sentido equipar una casa energéticamente eficiente con un sistema HVAC ineficiente.

El problema es que muchos apartamentos en el centro de la ciudad tienen calefacción central. En estos casos tenemos 2 opciones:

  • Sería más eficiente desconectar el sistema de calefacción central del edificio e instalar nuestro propio sistema independiente de aire acondicionado (refrigeración y calefacción). Como inconveniente, muy probablemente en la factura de la comunidad, tendremos que seguir pagando el mantenimiento de nuestras unidades de calefacción comunitaria.
  • Mantenerse conectado a la calefacción central del edificio e instalar termostatos de control en todos los radiadores.

Suscribete a DUX

Entradas recientes